En el caso de las tarjetas de crédito, el saldo a pagar tuvo un retroceso de 3,5% respecto de junio.

En el caso de las tarjetas de crédito, el saldo a pagar tuvo un retroceso de 3,5% respecto de junio.

Los préstamos en pesos al sector privado alcanzaron los $ 3.190.822 millones a final de julio y crecieron un 34,7% (+ $822.376 millones) respecto del nivel que tenían hace un año atrás, aunque quedaron casi 17 puntos porcentuales por debajo del aumento general de los precios en el mismo período, según estimaciones del sector privado y datos del Banco Central (BCRA).

En ese sentido, distintas consultoras y analistas de mercado proyectaron que la variación de los precios en los últimos 12 meses rondará el 52% en julio, por lo que el crecimiento de los préstamos no alcanza a equiparar la inflación en el último año.

Aún así, en los últimos meses se advirtió una recuperación de los créditos personales, prendarios e hipotecarios, atentos a la reactivación económica y la apertura de actividades y servicios, luego de que finalizaran las restricciones más fuertes por la pandemia.

Del mismo modo se aguarda que el relanzamiento de los planes de compras en cuotas “Ahora 12”, con la inclusión de hasta 30 cuotas para electrodomésticos de línea blanca, impulse el uso de tarjetas de crédito.

“Luego de seis meses de estancamiento, los dos últimos meses nos presentan una reactivación del crédito en los que el crecimiento de los préstamos al sector productivo representan prácticamente la totalidad del crecimiento de los préstamos totales, ya que los préstamos tradicionalmente familiares compensaron altas (prendarios, personales e hipotecarios) con bajas (tarjetas de crédito)”, aseguró Guillermo Barbero, socio de First Capital Group.

Los préstamos a empresas (adelantos y descuento de documentos) crecieron 4,8% en julio respecto al mes anterior, con un stock de cartera de $ 1.022.210 millones, y continuaron la suba nominal que traían desde junio, después de siete meses seguidos de estancamiento, según un estudio de First en base a datos del BCRA.

Entre los préstamos a familias, los créditos prendarios fueron los que mostraron el mejor desempeño en el último año, con un crecimiento del 98,2% en ese período (+6,8% en julio versus el mes anterior), gracias al impulso de la compra de autos cero kilómetro y de los usados que se entregan en parte de pago de cada operación.

Por su parte, los préstamos personales crecieron un 2,2% mensual en julio, encadenando su décima cuarta suba consecutiva y presentaron un crecimiento interanual nominal del 33,8%, mientras que los hipotecarios subieron 1,5% en el último mes y acumulan una suba interanual del 14,1% en términos nominales, de los cuales el 10,3% se dio en 2021.

En el caso de las tarjetas de crédito, el saldo a pagar tuvo un retroceso de 3,5% respecto de junio, pese a que el crecimiento interanual fue del 42,8%.

“Durante este mes se ha hecho sentir el “efecto aguinaldo”: muchas familias que venían haciendo el pago mínimo de sus tarjetas, aprovecharon el ingreso adicional para reducir su deuda y recuperar límites de crédito. El lanzamiento del programa “Ahora 24/30” seguramente tendrá efecto sobre el crecimiento de los saldos durante el corriente mes y meses venideros”, apuntó Barbero.


Compartir: