Un refrán de amor tan antiguo como el amor. ¿Quién habrá amado por primera vez a quién que le correspondió con el mismo fuego? Nunca lo sabremos. A las almas noveleras les gustará creer que fueron Adán y Eva. O Adana y Evo. Pero las llamaradas no tienen nombre.


Compartir:

Dejanos tu comentario