El exmandatario estadounidense, de 75 años, fue dado de alta. Según informaron, su fiebre y recuento de glóbulos blancos se normalizaron, y regresará a su casa en Nueva York para terminar su tratamiento con antibióticos.


Compartir: